VIÑAS

Partiendo de una cultura apegada al terreno, Marenas V&B es un pequeño viñedo de 6 has. El viñedo está situado en el Pago de Cerro Encinas, a una altitud de 350 m en una ladera del cerro. Los terrenos en esta región son ondulados en forma de cerros y llanos.
La finca está dentro de la región con Denominación de Origen Montilla – Moriles, donde los terrenos predominantes son las conocidas albarizas, pero no pertenece a esta asociación. El Pago Cerro Encinas es un terreno Franco-arenoso-arcilloso con un alto contenido en carbonatos y caliza activa, lo cual lo hace idóneo para el cultivo de la vid y proporciona unas uvas de alta calidad.
Al clima, de influencia mediterránea, siempre amable y romántica, se une un cierto grado continental, con veranos cálidos y secos e inviernos cortos y no muy fríos, se garantiza una perfecta maduración natural.

El viñedo está compuesto por 3 parcelas y diferentes variedades, plantadas en 1999, que son:
Montepila , Moscatel, Monastrell, Tempranillo y Syrah,

Una de las parcelas se situa en plena Sierra de Montilla, en otro paraje denominado Río Frío Alto, a 15 kms. de la bodega y a 450 m de altitud en un terreno más calizo aún que el de Cerro Encinas, donde está plantada la parcela de Pinot Negra y la variedad local Pedro Ximénez.

La influencia del clima adelanta en un mes la realización de la vendimia con respecto a otras zonas.
Marenas V&B hace por tanto una de las primeras vendimias de España.

Trabajo.
El respeto al medio ambiente en los métodos de cultivo que utilizamos, es la máxima con la que trabajamos en
Marenas V&B. La prevención de enfermedades o plagas es nuestra principal arma. Tenemos claro que un buen vino parte de un esmerado cuidado en el viñedo.
En Marenas V&B seguimos trabajando con métodos de cultivo tradicionales, y no hacemos uso de productos químicos, pues tenemos bien claro que nuestro vino es un gran alimento.
Nuestra principal aliada es nuestra experiencia, que hemos heredado generación tras generación y que nos permite intuir los por menores de cada cosecha. De esta manera se trabaja según las condiciones propias de cada variedad.
Los restos de poda son triturados y devueltos a la tierra como materia orgánica. La hierba se desbroza, evitando así la erosión del terreno.
En primavera realizamos una poda en verde, que nos sirve para seleccionar los tallos para la formación continua de la cepa, y al mismo tiempo descargar la cepa de racimos. De esta forma queda la cepa muy aireada y preparada para el envero. Esta es una operación muy importante para nosotros.
La recolección de la uva es manual en cajas pequeñas.
Conseguimos pues unas uvas totalmente sanas y naturales, de esta forma alcanzamos nuestro primer objetivo.

La bodega

Marenas es una pequeña bodega situada en la misma finca, junto al viñedo. Desde la bodega tenemos unas vistas preciosas de la sierra de Montilla y al fondo podemos ver las cordilleras subbética y penibética.El paisaje rural de la comarca es excepcional.

Hay que tener en cuenta que la vendimia empieza normalmente en el mes de agosto, por tanto los racimos son recogidos en horario nocturno.
Lo mismo que en el viñedo, la elaboración de los vinos se hace de forma natural, sin aditivos. Nuestra máxima es que nuestros vinos reflejen la autenticidad de la variedad, del terreno y del clima, y encontrar así la máxima expresión en el vino.

Es el propio vino el que nos enseña y dirige cada año, y aprendemos de él.
El resultado son vinos naturales, y como tales, solo zumo de uva 100% fermentado…

Deja un comentario